Estreno

“Aliados”, Zemeckis sigue dando lecciones

Acudí al cine con mucha curiosidad por esta película. ¿De dónde salía?, ¿por qué apenas había leído nada sobre ella, aunque saliera Brad Pitt? .

La combinación Robert Zemeckis- Brad Pitt debería hacer saltar chispas a cualquier aficionado al cine. Y sin embargo en esta ocasión pasaba sin pena ni gloria. Un fracaso de recaudación, críticas frías, muerte rápida en cartelera.

Vale que Marion Cotillard no revienta taquillas. Pero si contamos estos tres nombres implicados, algo de curiosidad deberíamos tener, ¿no?. No se trata de artistas que elijan los proyectos por kilos, no son Nicolas Cage.

Asumamos entonces que la mayor parte del público, masa que se declara como “aficionada al cine” pero cuyo consumo estas navidades ha ido poco más allá de “Rogue One“, ha ignorado conscientemente esta película. Lo cual indica un cambio importante en el demográfico que llena las salas, cuya edad parece ser bastante más baja de lo que era hace años.

Aliados” no es una película destinada a los adolescentes, sino a sus padres. Una tendencia que Zemeckis ya empezó con “El vuelo” y confirmó con “El desafío“. Resulta curiosa viniendo del artífice de la mayor saga de cine adolescente de los 80. Pero no sorprende tanto si pensamos en la dureza que había tras la aparente ingenuidad de “Forrest Gump“.

Así que, a la hora de hablar de una película sobre la II Guerra Mundial,  que se limita a contar una pequeña historia de espionaje, ¿cómo puedo convenceros de que merece la pena, y mucho?

No con la historia, eso seguro, que está bien pero no mata. Incluso tiene momentos flojos. La segunda parte de la historia no llega a estar al nivel del arranque.

Con lo que uno sale entusiasmado es con la labor de Zemeckis. Con sus decisiones de cámara, con cómo saca partido a Marion Cotillard y hace que se te olvide la fama de guapete de Brad Pitt y te quedes con el personaje. Con cómo consigue que esas flojezas de la historia pasen desapercibidas, y cómo nunca parece casual el cómo cuenta lo que cuenta.

La palabra clave es fuerza. Si te gusta el cine, y quieres ver a un artista/artesano/como quieras llamarlo trabajando, esta es una de esas películas que hay que ver. El primer plano ya es hermoso, y de ahí en adelante Zemeckis demuestra cuándo hay que enfatizar y cuándo no.

Menudo puñetero maestro, que nos va dejando pequeños regalitos para que los descubramos entre estreno palomitero y estreno palomitero.

 

 

 

The following two tabs change content below.

Comments

Comments are closed.

Powered by: Wordpress