Estreno

Ghost in the Shell. Intento de objetividad.

Sobre Ghost in the Shell, la versión de 2017 dirigida por Rupert Sanders y con Scarlett Johannson, ya sabes cuáles van a ser los comentarios: “no está a la altura del anime original” (versión standard), “no está a la altura del manga original” (versión pro). Y mi favorita “ya están los americanos haciendo lo que hacen siempre” (como si no le debiéramos a Hollywood grandes logros del lenguaje cinematográfico actual).

Vamos a intentar evitar todos esos lugares comunes, si os parece bien. Más que nada porque hace mil años que no releo el manga, denso de narices, y hace mucho que no veo el anime, que era impresionante y con muchas escenas de la película directamente copiadas del ahí.

Y sobre todo, sobre todo,  porque me gustaría enfrentar la película de forma aislada. Ver cuáles son sus valores objetivos.

Al fin y al cabo va dirigida al gran público, ese que no sabe quién es Masamune Shirow. Así que me gustaría hacer un juicio de valor que no parezca hecho por un viejo gruñón .

Aún así va a ser difícil no hablar de Blade Runner y su eterna influencia, de cómo seguimos en ese punto y no parece que podamos avanzar más allá. Su visión del futuro cercano ha sido tan potente que viene marcándonos desde hace más de 30 años. Y no parece que la cosa vaya a cambiar.

Ghost in the Shell en IMAX 3D, y la experiencia fue alucinante. Esos planazos de la ciudad que parecen Blade Runner con esteroides, pero mezclados con algo menos de gusto y más exceso, un poco al batiburrillo a ver qué sale. Fue epatante. Al borde del empacho. Y si la podéis ver en IMAX no lo dudéis. Estos planos justifican la pasta que cuesta.

La pena es todo lo que ocurre entre plano general y plano general. El resto de la película, vamos.

Una Scarlett completamente fuera de lugar (y no por la aburrida polémica occidental/oriental en relación a la etnia de su personaje ), que intenta hacer de “androide”, supongo, pero se queda en un festival de morritos, miradas huecas y andares raros raros raros.

No voy a hablar dee manga original, pero qué bonito dibuja Shirow…

Unas escenas de acción a las que definir como aburridas se queda corto, porque no tienen ni emoción ni están contadas con talento ni nada. Sólo hay una escena digna de ser recordada, y es mérito de Takeshi Kitano, que se cepilla a un par de tipos en el momento más seco y menos artificioso de la historia. Y que mola porque ES TAKESHI. Pero la labor de el amigo Rupert es bastante olvidable, como ya pasó con “Blancanieves y la leyenda del cazador”, aquella cosa insípida y con dos aciertos de diseño de producción.

La historia, siendo directos, es una mierda. Una trama de mierda, con momentos pretendidamente profundos de mierda. Con cosas que pasan porque sí todo el rato. Porque mola. Cada vez me molesta más cuando veo eso en una película, cuando la lógica de las acciones no existe. Cuando ves que la película va en una dirección por capricho, no por lógica interna.

Películas hechas en base a momentazos, y no en base a un argumento. En ésta para justificar que Scarlett pueda soltar una peazo frase, que quizá quede muy bien en un tráiler o en una camiseta, pero que en una película queda artificiosa.

Y lo peor: que intenta ir deprisa pero se hace aburrida. Varias veces consulté el reloj para ver cuánto quedaba de película. Porque llega un momento en el que el CGI molón no justifica esta brasa de historia con personajes que interesan cero.

Si alguien llega a sentir algo de interés por el destino final de la protagonista, por favor, que me deje un comentario. Me va a sorprender mucho.

PD:  ¿Véis cómo se puede hacer una crítica de la película sin llegar a decir que lo que han hecho respecto al original es una mala copia, sin talento, e idiotizada para un público al que se le supone más tonto de lo que es?

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Latest posts by PabloMe (see all)

Comments

Comments are closed.

Powered by: Wordpress