Her: ¿me enamoré de windows?

El chiste es fácil, pero es a costa de una de esas películas que enamoran a los gafapastas, diseñada para gustarles, así que cualquier cachondeo está legitimado.

Segundo intento de verla, tras caer inconsciente en el primero.

Spike Jonze es bueno. Vaya que si lo es. A ver si voy a ser yo quien intente restarle méritos a un tío tan bueno como éste. Ni aunque quisiera. Su “Donde viven los Monstruos” me angustió un montón y me produjo mucha pena, que es de lo que supongo que iba.

Y sin embargo…

Pues esta vez no he entrado. Mientras la veía no dejaba de pensar en el cachondeo que se traía John Byrne con la historia de “amor” entre La Bruja Escarlata y el androide La Visión, opinando que era el equivalente a estar enamorado de tu tostadora.

(Si no sabéis de que hablo, no pasa nada, con Los Vengadores 2 creo que empezaréis a entenderme).

Una mutante y una tostadora enamorados

Pues aquí igual.

El aspecto de la película me flipa, me flipa, el look desenfocado, esa sensación del personaje aislado del resto del mundo que se mantiene difuminado, el uso de la música, el vistazo al futuro cercano y su tecnología con un equivalente de las Google glasses más creíble y cómodo, una Amy Adams a lo nerd….

…pero Spike Jonze ha tirado por la vía fácil: ponerle la voz de una tía que en la vida real es un pibón, y nosotros lo sabemos.

Scarlett Johansson claro. Oír su voz y visualizarla. Claro. ¿Cómo no se iba a enamorar alguien de ella?.

¡Hay una foto en la que esta chica no enseña escote!

De hecho la primera en hacer la voz del Windows femenino fue Samantha Morton, y se la reemplazó después, al montar la película.

Desde mi perspectiva de tío es evidente: yo pienso en Samantha Morton y reacciono con otras partes de mi cuerpo. De hecho pienso:  “Umm, Minority Report…obra maestra”.

Pero con Scarlett….ñam ñam.  Y eso que se convierte en una petarda autorreflexiva que se dedica a contarlo todo, dándoselo mascadito al espectador: “Algo ha cambiado, Theodore” “He evolucionado a un ser superior, Theodore”. Cada vez que soltaba una de esas frases me sacaba de la película, pensando en ¿Por qué me lo estás contando y no me lo estás demostrando, si eres igual de brasas desde el principio?

Es todo tan literal y tan lineal, la historia de amor es tan plana, que hay que adornarla con un buen look, que es lo que a Spike Jonze se le da bien. Y Joaquin Phoenix también está notable, lo que ayuda.

Esta peli se nos ha olvidado en un mes, malditos gafapastas, que sóis muy pesados. Que os lo han puesto muy fácil y masticadito para que “os mole”.

Comments

Comments Are Closed