Estreno

La cura del bienestar

Al presentar a Gore Verbinski como director, lo más sencillo es referirse a su trilogía de “Los Piratas del Caribe” como introducción.

La trilogía original  podía estar marcada por el éxito comercial de la primera y la necesidad de Disney de prolongar una franquicia. Pero aún así eran películas interesantes y visualmente cuidadas. La calidad de “Piratas” fue decreciendo antes de cambiar de director. Y pasar a ser una sombra de lo que fue, confirmando la importancia de la labor de Verbinski.

Su posterior “Llanero solitario” iba en la misma dirección: un festival de excesos  con muchos aciertos y que no merecía tan mala suerte en críticas y taquilla. Quizá su mayor tara fue dedicar tanto tiempo al personaje de Johnny Deep.

Para poder apreciar las habilidades de Verbinski  es necesario acercarse a sus trabajos de menor presupuesto y menores expectativas comerciales . No he visto “The Mexican“, pero “El Hombre del tiempo” y “Rango” son dos películas notables.

La cura del bienestar” es una confirmación más de que estamos ante un muy buen director. A este estreno, un tanto inesperado pues apenas tiene elementos con tirón comercial (el nombre más conocido es el del propio director), le auguro que pasará desapercibida en taquilla y luego la descubriréis en la tele, un día cualquiera, por casualidad.

La historia arranca con un tipo de Wall Street teniendo que viajar a un balneario aislado en las montañas a buscar al dueño de su empresa. Y a partir de ahí nos metemos en una odisea bastante malrollera, no original pero sí muy bien hecha.

La historia está contada con sobriedad, llena de imágenes  potentes, momentos hipnóticos y una capacidad para transmitir esa inquietud hacia lo desconocido que tan bien sabía reflejar Lovecraft en sus relatos. Hasta los momentos efectistas están hechos con gusto y clase. Los actores están tan bien que su labor corre el riesgo de pasar desapercibida, tanto un protagonista Dane DeHaan que ya se lució en “Chronicle” como un Jason Isaacs del que acabamos de disfrutar en “The OA” en Netflix.

Una buena película de género, que han emparentado con “Shutter Island“, aunque no conviene mucho entrar en detalles puesto que lo mejor sería ir a verla sin saber prácticamente nada, como me sucedió a mí, que ni había visto el tráiler.

Quizá debería haber durado algo menos (¿más de dos horas y media?),  queden cosas sin justificar y pierda algo de fuerza cuando llega el momento de la explicación, pero también  está contada con estilo y tiene algunas imágenes muy atractivas, con lo que acaba resultando un film pequeño en la carrera de Verbinski pero un buen entretenimiento.

 

The following two tabs change content below.

Comments

Comments are closed.

Powered by: Wordpress