Repaso

Las Pesadillas de Sony

El año 2015 no fue una maravilla para Sony. Sus estrenos cinematográficos se caracterizaron por su enorme mediocridad. Mirando Box Office Mojo y la taquilla en Estados Unidos queda claro: el mayor éxito fue “Spectre“, seguido de “Hotel Transilvania 2” y…”Pesadillas“.

Madre mía. Más allá de un James Bond, además regulero, tienes pegando en taquilla una secuela mediocre de un peso medio en el cine de animación y la adaptación de unos libros juveniles de terror que no pasó de los 80 millones de dólares en casa y 70 millones en el resto del mundo.

Y sin embargo, tras haber visto las tres (cabezada incluída en la Transilvania esa sin chispa ni chicha ni ná) la más interesante me parece Pesadillas (En el original “Goosebumps”), y su recaudación y repercusión me parecen decepcionantes para ser una película tan entretenida, tan bien hecha y tan bien dirigida.

Además está Jack Black, sobre el que acabamos de hablar en este blog (pura coincidencia, palabra), demostrando que puede estar hasta contenido (más o menos).

A pesar de estar basado en la serie de libros “Pesadillas” destinada al público adolescente, que a mí ya me pilló mayor y no tuve la ocasión de leer, la película no necesita de su conocimiento para disfrutarse, y además ofrece un buen puñado de guiños a cualquiera que haya visto algo de cine de los 80.  Y un par de bromas a costa de Stephen King que me encantaron.

Más que adaptar un libro o una serie de libros, la película juega con la idea de que lo que el escritor de todas las novelas de la colección, R.L. Stine, es una persona real que ha escrito sobre cosas que existen. Encarnado por Jack Black, tendrá que hacer frente al hecho de que todas sus “pesadillas” se vuelven contra él, dando pie a una película llena de efectos especiales muy bien hechos, con mucha acción, momentos divertidos y unos personajes bastante carismáticos. Sobre todo un Ryan Lee interpretando a “Champ“, el supuesto personaje secundario gracioso y cobarde, que cada vez que comparte pantalla con el  protagonista o con Jack Black les roba la escena.

Ryan Lee, lo mejor de la película

Cuando empecé a verla, sabiendo que había sido un notable fracaso, esperaba un desastre a todos los niveles. De los de “Jack Black tenía que pagarse las lentejas”. Y sin embargo, mira tú por dónde:  Los efectos especiales son de un gusto excelente. Todo bien hecho, ni un atisbo de mala pantalla azul o infografía mal integrada (la fotografía es de Javier Aguirresarobe, chúpate esa..). El guión está guay, recuperando con acierto la sensación de estar ante una película Amblin en la que Spielberg hubiera metido mano. Un logro aún más sorprendente viniendo del tío que dirigió El Espantatiburones…. Los personajes principales no se salen de lo que esperamos en una película de este tipo… salvo por alguna sorpresa que a los fans de los libros quizá no les pille desprevenidos. Aún así, están llevados con buen gusto y huyendo de cualquier momento que pueda resultar ridículo.

Un ejemplo muy notable de cine para todos los públicos muy bien hecho.

Y si esos puñeteros enanitos de cerámica asesinos no os dan mal rollo, sóis mis héroes.

 

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Latest posts by PabloMe (see all)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by: Wordpress