Momentazo Repaso

Para ver fumado y/o con colegas: tributo a Jack Back.

Tenacious D” es, tirando de wikipedia, un dúo musical que encuentra sus orígenes en la unión de un par de actores cómicos (Sí, pensad en los Blues Brothers…). Su momento de mayor éxito va desde finales de los 90 con una serie para la HBO hasta el estreno de este tortazo comercial que fue “Tenacious D: the pick of Destiny” (“Tenacious D: dando la nota”) en 2006. Esta película, que vi ayer por primera vez,  se disfruta más fumado y con colegas que sereno y en soledad.

Pero no adelantemos acontecimientos…

La mitad más famosa de Tenacious D pertenece a Jack Black,actor que basa su gloria en tres momentos:

El primero es su insoportable secundario en Alta Fidelidad, sin empatía alguna, egocéntrico y excesivo PERO al que le debemos el GRAN cierre musical de la película.

 

El segundo es su excesivo protagonista en “School of Rock“, gran comedia de Richard Linklater que en España sufrió la impresionante desgracia de ser doblada por Dani Martín, el del Canto del Loco y esas cosas. Vedla en inglés y amadla, por favor.

School of Rock

School of Rock gana mucho en V.O.

 

Y el tercero, el que hizo que el rodaje de “The pick of Destiny” se demorase por un compromiso cinematográfico de alto nivel, es encarnar al excesivo alter ego de Peter Jackson en “King Kong”. Quién nos iba a decir que el dependiente brasas de Alta Fidelidad que cantaba entre espamos “I´m walking on sunshine” iba a estar tan acertado como casting de esta película.

Si citándote estos tres momentazos de Mr. Black no te parece un tipo lo bastante interesante (y excesivo), te recomiendo que no te acerques a la película de Tenacious D, puesto que el protagonismo es todo suyo (y de Kyle Gass, su compañero, pero a éste aquí en España creo que no lo conoce nadie).

El argumento es una excusa para ficcionar la formación y los primeros pasos del dúo, anecdotillas encadenadas en una trama más o menos tonta, con apariciones estelares que no destriparé. Sólo diré que aparece Dave Grohl haciendo del mismísimo Satán.

el amigo Dave Grohl

Hola que tal, soy Satán

Es una pena que la música de la película no sea tan memorable como el primer disco de “Tenacious D”, que recomiendo a todos aquellos que fliparon con “Gigatrón” y su humor rockero. Y es mayor pena aún que de la película se encargue alguien como Liam  Lynch, quien no parece poder ir más allá de poner la cámara en un lugar donde Jack Black pueda lucirse. De haber caído esta historia en manos de un John Landis la cosa probablemente hubiera tenido mayor categoría fílmica.

Pero sin valores cinematográficos a los que agarrarse, la cosa se disfruta, levemente, como un pequeño remember de por qué nos gusta Jack Black. Y mucho mejor verla con colegas, porque hay algunos momentos que se hace hasta aburridilla.

Y como él mismo recomendaría: vedla bien fumados. Y encima sin salir de casa, que la tenéis en Netflix.

 

 

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Comments

Comments are closed.

Powered by: Wordpress